3P3 en Medios

Según el ABC somos un “Bastión Okupa”

Martes 18/08/2015

bastión-okupa2

Según el ABC de agosto de 2015 somos un “bastión okupa”. Épico el epiteto, ¿no? Gracias @QuimCarrion pero mejor cambia de camello de info, que pagamos todas nuestras cuentas, y para tu información no nos compra el pienso ningún “conocido tertuliano radiofónico” (¡¿?!) Carrión, tío, en la redacción de ABC alguien se está riendo de ti.

www.abc.es/madrid/tops/20150816/abci-edificios-okupados-madrid-201508121357_24.html

“Aquí yace el tiburón financiero”

De El País 25/10/2014

Al mismo tiempo que celebrábamos nuestra fiesta de otoño, nuestro pez Archivo15M salía en el órgano de Cebrián. El tiburón al que hace referencia el artículo no es otro que nuestro querido tibu, el depredador marino que asoló manifestaciones allí por el 2011 y que al final conseguimos domesticar hasta transformarlo en un escualo de bien que hoy defiende nuestras alturas.

QQQ20141023_213330

La nota completa:
El País  – Madrid – 25/10/2014

Elpais_tiburon_financiero

“Dormíamos…y despertamos. Este fue el lema, uno de tantos, que trató de resumir en pocas palabras el sentimiento de indignación que ocupó la Puerta del Sol en mayo de 2011. Y también hubo frases de hartazgo, de puro cabreo, de ganas de cambiar las cosas. El mes que los indignados tomaron el punto neurálgico de Madrid dejó emblemas e imágenes que reflejan todo lo que sucedió bajo el mismo cielo. Tres años después una comisión de aquellos indignados continúa con la recopilación y catalogación de todos los objetos y fotografías que parió el 15-M. Uno de los mapas del archivo forma parte de la exposición Disobedient objects, actualmente en el Victoria and Albert museum de Londres.

“La decisión de crear un archivo se tomó antes de que acabara la acampada”, explica Daniel, uno de los miembros de esta comisión que prefiere utilizar un nombre falso, “creímos que era una pena perder todo lo que se había creado en esos días”. Lo explica mientras coloca en la pared la mano de proporciones gigantes que se utilizó en una de las protestas que se produjeron meses después de que el asentamiento indignado llegara a su fin. “Bienvenidos, benvinguts, ongi etorri”, se lee en la enorme palma blanca. Todo el material del archivo se almacena desde junio en un lugar seguro, el centro social 3peces3, ubicado en la calle de mismo nombre, en Lavapiés.

Más de 13.000 fotografías y 1.700 piezas de todo tipo (en su mayoría pancartas) componen la recopilación. El proceso de inventariado y catalogación es lento y exhaustivo. Por ahora han conseguido dividir muchos de los carteles en carpetas y cajas de cartón, que Un cuaderno de cuadrícula escrito a mano recoge la muestra que hasta ahora se ha registrado, con un número de serie, descripción y autoría. Una decena de personas colabora regularmente en este trabajo. De momento ya han conseguido subir a la web imágenes de 400 piezas, en una plataforma abierta que todo el mundo puede consultar.

También recogieron antes de levantar el campamento el sol que irradiaba calor justo a la salida del metro de la puerta e incluso una tabla de surf con pintadas de todo tipo. Algunas relacionadas con el 15M y otras no. “La tabla, por ejemplo, no es bonita. Pero aquí recogemos todo, porque creemos que hace falta mucho para representar todas las sensibilidades que se juntaron en ese momento”, apunta Daniel.

20141025_213358

No es la primera vez que uno de los objetos se expone en un museo. El archivó presto este mismo año otro al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo para su exhibición Lo que ha de venir ya ha llegado. En febrero del año pasado, una pequeña parte de la colección se expuso en la librería Bluestockings, de Nueva York. Hoy mismo se inaugura una muestra que el archivo ha preparado en 3peces3 como parte de una jornada festiva, aunque la colección se puede visitar siempre que se quiera. La exhibición del Victoria And Albert permanecerá hasta febrero.

Los vaivenes que ha sufrido la colección tampoco han contribuido a que la organización haya sido ágil. Antes de su lugar actual, se ubicaba en el espacio ocupado de Casablanca, a escasos metros de donde reposa ahora. Pero un desalojo repentino el 19 de septiembre de 2012 dejó el archivo abandonado entre esas cuatro paredes tapiadas durante cinco meses. Tras una negociación, los miembros de la comisión llegaron a un acuerdo para recuperar el material, aunque aseguran que algunas piezas habían desaparecido.

La colección no solo comprende piezas de aquellos meses de mayo y junio de 2011, sino que se alimenta de objetos de protestas y actos posteriores. Una gran figura compuesta de plásticos que imita la forma de una mujer pende en una de las esquinas de 3peces3. Se utilizó en el carnaval indignado celebrado en febrero de 2012. Un escualo amenazante acecha desde una estantería. Se trata del “tiburón financiero”. Y, como no, el cartel que dio origen a todo, aquel que anunciaba las marchas que aquel 15 de mayo desembocaron en Sol. Una de las últimas adquisiciones es un “Todos somos Teresa”, proveniente de una manifestación para apoyar a la auxiliar de enfermería infectada con ébola.

Los archivistas temen que probablemente nunca dejen de trabajar en una colección que no dejará de crecer. Pero también advierten: “Todo eso estuvo muy bien, y por eso lo almacenamos aquí para que no se olvide. Pero no nos quedamos en la nostalgia. Nos juntamos para unir fuerzas y mirar hacia adelante”.

Ver nota original:
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/10/24/madrid/1414174568_996818.html

La revista francesa Amazing nos ha dedicado un artículo destacando las actividades de apoyo a migrantes simpapeles que realizamos en nuestro centro.

“Martín Zeke Ochoa, de la clandestinité au Tiers-Lieu 3 Peces 3”

Amazing

Cuartopoder: “La Biblioteca Sol y el Archivo 15M perviven en Lavapiés”

CuartoPoderNotaLa acampada en la Puerta del Sol surgida el 15-M de 2011 trajo consigo diferentes actividades y proyectos que han perdurado a lo largo de estos tres años. Algunas, con ciertas dificultades logísticas. Es el caso de la BiblioSol y del Archivo Sol 15-M, que tras pasar por varios desalojos ahora vuelven a encontrar acomodo en un nuevo centro social llamado 3Peces3, situado en el barrio de Lavapiés e inaugurado oficialmente el pasado 31 de mayo. Con motivo de esa jornada de inauguración, cuartopoder.es pudo hablar con dos integrantes de ambos proyectos.

El Archivo surgió de manera espontánea cuando a alguien se le ocurrió recopilar las fotografías, pancartas y carteles que había en la acampada. “Custodiamos en un primer momento unos 4.000 o 5.000 carteles de la Acampada. Y en la parte digital entre vídeo, audio, foto y texto hay un tera y medio de información. Es todo una cesión voluntaria de la gente que había allí”. Por otro lado, la biblioteca se formó también “de manera completamente improvisada, hubo gente que empezó a llevar a libros y una vez que había libros y que la gente los quería leer pues se empezó a organizar un poco. Se empezaron a llevar más libros y a demandar más libros también y allí seguimos hasta que se desmontó la acampada”, relata el integrante de BiblioSol. El recorrido desde allí de los más de 10.000 libros que llegaron a recopilarse fue variado. En un primer lugar se guardó el material en un espacio ‘privado’ hasta noviembre de 2011 cuando se trasladó al CSO Casablanca. El espacio fue desalojado en septiembre de 2012 dejando todo el material de la biblioteca y del Archivo dentro. “Parte del material se perdió, parte lo destruyó la policía antidisturbios, la Brigada de Información se llevó algo, se perdieron cartas manuscritas que llegaron a la acampada y cosas así” …
Leer la nota completa

 MADRID 15M: “Nueva fauna para Lavapiés”

El periódico Madrid 15M nos ha dedicado este estupendo artículo en su edición de junio de 2014. Gracias a l@s que día a día colaboráis para hacer posible este sueño que estamos haciendo realidad entre tod@s.madrdi15mFinal

 La nota completa:
http://madrid15m.org/publicaciones/madrid15m_n_26.pdf

Una tarde de mayo de hace tres años, cierto tertuliano radiofónico se acercó a la Puerta del Sol para ver aquello con sus propios ojos. Todo lo que le habían dicho era cierto, leñe, allí campaban ahora a sus anchas los hijos del relativismo moral rampante. A aquel conjunto de tenderetes le llamaban “El 15M”. Estupefacto, corrió a las luminarias de plató más cercanas y su columna de opinión pudo resumirse en dos palabras: –¡Vaya fauna!

Retomando tan bonita analogía ecológica, podemos anunciar que al ecosistema de los movimientos sociales hoy se le suman tres nuevos bicharracos vertebrados de cuerpo fusiforme. Se trata del nuevo Centro Social Tres Peces Tres del barrio de Lavapiés. El CSA 3P3 está gestionado de forma asamblearia por participantes de Archivo 15M, BiblioSol, DisoPress, La Biblio y Malas Pulgas. Cinco colectivos que son viejos conocidos de los centros sociales de la capital. Archivo 15M surgió durante AcampadaSol con el objetivo de conservar el material de interés documental y artístico de la acampada y también del resto de expresiones sociales aparecidas desde mayo del 2011. BiblioSol gestiona desde hace tres años la que fuera la biblioteca de AcampadaSol. A pesar de sus múltiples desahucios, cuenta hoy con un fondo editorial de miles de títulos, todos donados por el pueblo, que hoy se vuelven a poner a disposición del público desde esta nueva sede. DisoPress es una agencia de noticias especializada en contenidos sociales, políticos y culturales. Está formada por una cooperativa de profesionales de la comunicación, comprometidos a funcionar sin aceptar publicidad de grandes empresas, partidos políticos, sindicatos o de cualquier otro grupo de poder. La Biblio cumple hoy sus primeros veinte años. Nació como una biblioteca autogestionada en el ámbito del movimiento okupa de Madrid. Tiene un fondo bibliográfico de más de 5000 títulos que ha cedido a BiblioSol, relegando así la actividad documental a un segundo plano. Desde 2005 La Biblio se dedica a dar apoyo a inmigrantes en situación irregular, impartiendo clases de español y dándoles asesoría laboral y jurídica. Difusiones Contraculturales Malas Pulgas se define como un proyecto de gestión y producción cultural con una intención política transformadora. Malas Pulgas realiza charlas, encuentros, seminarios y cursos. Esta unión de notables hoy se hace llamar “L@s 5 magnífic@s de Lavapiés” y han unido sus superpoderes en este nuevo centro, que cuenta con un amplio local a la calle, disponible para todas aquellas personas que busquen un sitio donde impartir talleres, realizar exposiciones, presentar publicaciones o para cualquier otra actividad que no tenga cabida en los circuitos tradicionales. El CSA 3P3 abre sus puertas el 31 de mayo con un completo programa de eventos y actividades.

“La cultura ‘okupa’ Madrid”

Referencia al CSA 3P3 en El País 13/06/2014
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/06/13/madrid/1402677575_806851.html

Elpais-13-06-2014“Skaters y bailarines de danza boliviana mano a mano en unas antiguas cocheras de autobuses en el barrio de Legazpi. Una mezcla que suena a agua y aceite, posible porque necesitan lo mismo: un lugar por el que no tengan que derrochar un dineral. Esto sucede cada martes en La Traba, un centro social que comenzó a funcionar cuando unos chavales pegaron una patada en su puerta hace siete años. Limpiaron la porquería, se deshicieron de las jeringuillas y decidieron que se autogestionarían.

Todo se decide en asambleas, los colectivos se turnan escrupulosamente los espacios, y entre sus cuatro muros, casi todas los propuestas tienen cabida. La oposición ciudadana al desalojo de Can Vies, un centro con 17 años de historia en Barcelona, ha demostrado que estos lugares forman parte de los barrios.

Dos inmensas naves conforman el esqueleto de La Traba, en la calle Batalla de Belchite, una alberga conciertos y fiestas para recaudar dinero, la otra es un espacio para skate y BMX (acrobacias con bicicleta) salpicado de rampas. Dos espacios diáfanos, llenos de grafitis en torno a los cuales se articulan el resto de estancias; el estudio de grabación, el gimnasio o las salas de reunión. “Si llevamos aquí tantos años es porque la autogestión funciona. Los chavales aprenden a hacerse responsables de sus actividades y de un espacio común”, señala Raúl, miembro de La Traba.

Su misma naturaleza hace imposible conocer el número exacto en la Comunidad de Madrid, aunque la 15mpedia, la enciclopedia digital que nació al calor del movimiento ciudadano, recoge medio centenar. En el momento de escribir estas líneas uno puede estar a punto de desaparecer y otro en ciernes. Los que forman parte de ellos apuntan a su auge, tanto en lugares físicos como en miembros. Aseguran que son dos los motivos que propician su crecimiento: la necesidad de espacios gratuitos y el aumento de los movimientos sociales, como la PAH o la red de Oficinas precarias.

Tatiana Velardo, de 25 años, ensaya junto a otra decena de compatriotas bailes típicos bolivianos. Para ellos, La Traba fue la solución para sus problemas: “Otros lugares costaban 200 euros mensuales, ¿de dónde los saca un grupo sin ánimo de lucro?”. La Traba ha pasado por diferentes fases y ha aprendido de sus errores. Cuando un concierto de más de 3.000 personas se les “desmadró” se acabaron las actividades masivas.

Es un problema que no tendrá el recién nacido 3peces3 (situado en la calle Tres Peces en Lavapiés). Cinco colectivos se unen en este pequeño espacio que compró un particular especialmente para cedérselo. Ellos custodian el archivo del 15M; pancartas, actas, y fotografías de esos días en los que la indignación ocupó Sol. “Ahora hay mucho más movimiento social y hacen falta lugares de reunión”, asegura Pablo, gestor de este espacio, con el sonido de un espectáculo de títeres de fondo.

Otro de los últimos en incorporarse a la red de centros es La Morada, en la calle Casarrubuelos, en Chamberí. Es jueves por la tarde. Toca reparto de verdura y fruta. Tres mujeres se calzan unos guantes de goma, disponen 20 cajas en una estancia rectangular a la entrada del centro y aguardan la llegada de lechugas, espinacas y habas. Son las encargadas esta semana de hacer la división del grupo de consumo de productos ecológicos. Entra Pilar, de 35 años, a por su compra semanal: “Somos conscientes de que es algo temporal, la amenaza del desalojo siempre está”. Un cuadro con las actividades del mes ocupa toda la pared de la entrada: de clases de flamenco, hasta cursos de conversación en francés. Concha Torralba, una filósofa que ronda los 60 años, enumera las actividades y critica la falta de lugares en el barrio en el que realizarlas: “Con la densidad de población que tiene Chamberí, es increíble que no haya más sitios en los que relacionarse con los vecinos”.

El Ayuntamiento afirma que lo único que puede decir sobre los lugares ocupados es que son ilegales y que cualquier espacio que se use sin permisos no puede contar con su apoyo. Prueba de ello fue el último pleno de Arganzuela, la semana pasada, en el que IU presentó una propuesta para proteger al centro de La Traba. La proposición no triunfó. Aunque la presidenta del distrito, Carmen Rodríguez (PP), defendió la “buena labor” del centro, argumentó que “hicieron las cosas mal al entrar ilegalmente en una propiedad privada”. Disgusta especialmente que algunos de estos espacios se abastecen de la red general de agua y luz de manera ilegal.

Aunque no siempre se acaba con el desalojo o el enfrentamiento. En ocasiones se consigue una sede legal. Este es el caso particular del centro Seco, del distrito Retiro, que existe desde hace dos décadas y que desde hace un año cuenta con unas instalaciones en la calle Luis Peidró. Nacho Calvo, presidente de la asociación de la infancia Naif, asegura que hay lista de espera para usarlas. Desde este espacio emite la radio que nació con el 15-M, Ágora Sol.

En La Dragona, la atmósfera es diferente. Comenzó a funcionar en 2008 y se ubica en la antigua vivienda de los empleados del cementerio de La Almudena. Vico, miembro del espacio, asegura que “es una alternativa en el barrio ante la falta de oportunidades”. Aunque se aprecia que sus miembros han hecho un esfuerzo por recuperar el lugar, los escombros y la suciedad aún forman parte del paisaje. El centro cuenta con una biblioteca, una tienda de intercambio de ropa y un huerto. La última planta es la musical, donde hay media decena de locales de ensayo low cost.

¿Cómo se relacionan estos espacios con los vecinos? Entre convivencia e indiferencia. Una empleada del hotel situado al lado del Patio Maravillas (en Noviciado) declina opinar aunque deja caer que en una ocasión tuvieron que desalojar el establecimiento por un incendio en el centro social. La Morada está rodeada de talleres. “Ni bien ni mal”, explica el dueño de uno de ellos. “Convivimos. Alguna vez les hemos dado garrafas de agua si las han necesitado”. Inés Sánchez, vecina de un inmueble cercano a La Traba explica que jamás ha tenido noticia de ningún conflicto.

Los veteranos y en cierto modo los referentes son La Tabacalera y Patio Maravillas, dos espacios muy diferentes en cuanto a tamaño, organización y situación legal. El segundo obtuvo la cesión de uso del Ministerio de Cultura en 2011. Las instalaciones que utiliza La Tabacalera no llegan ni a una cuarta parte de los 32.000 metros cuadrados de la antigua fábrica, y aun así, resulta difícil imaginar cómo este monstruo en el que se integran 26 colectivos sigue adelante. De hecho, hace unos años tuvieron que experimentar lo que ellos llamaron una refundación, para eliminar de sus salas actividades como el botellón. El centro es un hervidero de actividad a última hora de la tarde. En las oscuras tripas de la antigua fábrica se suceden los cursos. En el espacio de artes escénicas Molino Rojo, Fran, de 37 años y profesor de escuela, suda al ritmo de bailes tradicionales de Francia. “Si te mueves en el mundillo cultural y social de Madrid, siempre acabas conociendo a alguien involucrado en Tabacalera, así empecé a venir”, explica mientras trata de escuchar de fondo las explicaciones del instructor. En la sala contigua, la clase de danza africana está a punto de acabar. En este espacio se aprovecha todo. En el patio, en el que se ubica un taller de electrónica y uno de bicicletas, las cajoneras de las antiguas cigarreras son ahora macetas en las que crecen plantas que marcan el camino a la entrada del taller público, en el que cualquiera puede ir a desarrollar sus proyectos. Txesús comenzó su andadura laboral allí, donde fabricaba el atrezzo que empleaba en sus recreaciones históricas. Ahora es una empresa.

Tanto en la Tabacalera como en otros centros la retribución se realiza en forma de tiempo: echar horas para limpiar, hacer turnos en la puerta de acceso, colaborar en el mantenimiento de las instalaciones u ofrecerse voluntario en las actividades. “Esta manera de funcionar contribuye a crear la sensación de que todo es de todos”, puntualiza César.

La organización de Patio Maravillas podría ser el paradigma de un centro autogestionado. Una tela de araña en la que aparecen las diferentes comisiones cubre una pared de la sala principal. La división de tareas es tajante. El centro sobrevive desde hace cinco años en este edificio de la calle Pez (su segunda sede) gracias a acuerdos. Ellos se comprometen a mantener el edificio en buenas condiciones y las empresas a no denunciarles.

Tomás, de 43 años y empleado de una empresa de logística pasó a ser miembro activo desde el 15-M. “Se ponen en marcha ideas que teníamos pero no sabíamos como realizar”. Su compañera Nuria, lo secunda: “Aquí al lado está el centro Conde Duque, un montón de metros cuadrados subvencionados con dinero público en el que no hacen nad””. Es miércoles por la tarde y en el espacio se están desarrollando simultáneamente una asesoría laboral, una clase de tango y una de coro, la biblioteca y la cafetería.

Maravillas cuenta con una tienda de la que obtienen ingresos para actividades y apoyar a causas como la reconstrucción de Can Vies. La organización del centro se aprecia en cada esquina, sus salas cuentan con un aforo máximo determinado por un arquitecto. Nuria cuenta orgullosa que los muros de Patio Maravillas acogieron la grabación de algunas canciones del último disco de Nacho Vegas, acompañado del coro del centro. Son las voces que se oyen de fondo en esa canción que dice: “Suena en cada cabeza un hermoso runrún: Nos quieren en soledad, nos tendrán en común”.”