SÁB 17/10 20H. Octubre-Trans: cine/debate/picoteo

Este sábado 17 de octubre a la 20:00h desde la asamblea Transmaricabollo dentro de las actividades del Octubre Trans proyectaremos las película “Hedwig and the angry inch” y coloquio posterior. Habrá además especialidades veganas para acompañar.

Cine-debate-picoteo-Octubre-Trans (1)

Un año más, la Asamblea Transmaricabollo de Sol participa del Octubre Trans Madrid.

Este año, os invitamos a compartir con nosotrxs la proyección de la película “Hedwig and the angry inch”, con picoteo, y debate.

 

HEDWIG  Y LA PULGADA FURIOSA

“No hay mucha diferencia entre un muro y un puente, si yo no estuviera en medio, tu no serías nada”

“Hedwig and the angry inch”, musical sincero y avasallador donde los haya, nació de una experiencia autobiográfica de su director: el imprevisible John Cameron Mitchell, que con su segundo largometraje “Shortbus” nos trajo a primer plano la belleza y también las angustias de la sexualidad en todas sus formas concentradas en un club neoyorkino. Hegdwig fue un estallido colorista nacido de la ira de los noventa y el new queer cinema, en esta ocasión en formato de musical airado. Cameron Mitchell no sólo debutó como director contando la experiencia de un tío suyo que tuvo que lidiar con fronteras geográficas y de sexo/género en tiempos más arduos, sino que también se pone delante de la cámara en un musical desenfadado pero reivindicativo que desafía los roles y también a una sociedad  binarista, en el que el personaje busca por hacerse un hueco entre la competitividad, el recelo  y la traición. Cuando lo compararon con “Rocky Horror”… el actor y realizador contestó que al menos había intentado hacer algo bastante más político, más cercano a lo que sigue pasando en pequeños clubes nocturnos, y en las calles de todo el mundo . Las canciones, algunas tiernas y románticas  y otras airadas o punks, cuentan parte de la historia o estructuran el relato, pero el realizador ya muestra un extraño cariño por todos sus personajes que en cierto sentido viven al margen, en mayor o menor medida, escapando del pasado o del futuro, como cálida era la mirada a los amantes sin descanso de “Shortbus”, una orgía de sentimientos y  sensualidad. “Hedwig” transmite más ritmo y, sin desprenderse de esa extraña mezcla de melancolía y colorismo que empaña toda su obra, es su película más completa y perfecta hasta la fecha. Sus canciones y sus números musicales no pasan de moda, y el actor-director ha creado un personaje  y un imaginario entre el underground, la lucha política y la fantasía kitch sin parangón. Derribando muros, trayendo recuerdos, con un extraño humor agridulce, “Hedwig” supera su origen teatral para situarse entre los grandes hitos del cine queer e independiente con los que se inauguró el  nuevo milenio.

(Comentario de nuestrx compañerx Eduardo Nabal)

Anuncios