Sab 14/03 20:30 hs – Guía de Cine para pervertidos de Zlavoj Zizek

Malas Pulgas y Bibliosol presentan:
LA GUÍA DE CINE PARA PERVERTIDOS de Zlavoj Zizek

“El cine es la sofisticación de la perversión del arte, no te da lo que deseas sino te enseña lo que debes desear”

 

GuiadeCine

Documental dirigido por Slavoj Žižek donde el filósofo y psicólogo esloveno destripa las motivaciones ocultas detrás de las realizaciones cinematográficas.

Proyección en pantalla grande en V.O.S.E
entrada gratuita.

Este sábado 14 de marzo a las 20:30 hs

en el CSA 3 Peces 3 C/Tres peces, 3 (Lavapiés) Madrid

“Guía de cine para pervertidos”, una forma diferente de analizar las películas.

Para el filósofo esloveno Slavoj Zizek el cine es el arte de la pura apariencia, pero también es capaz de mostrarnos la realidad de una forma diferente. Según él, gracias precisamente a esa noción de realidad, el cine ha conseguido convertirse en un arte moderno. “La ilusión, dice Zizek, tiene una parte real, más real incluso que la propia realidad que oculta”.

Reflexiones como ésta y otras muchas se pueden ver y escuchar en el documental Manual de cine para pervertidos, dirigido por Sophie Fiennes, que el próximo domingo 20 de enero emitirá TCM Autor. Una película que pondrá el colofón a una jornada dedicada íntegramente a la profunda relación que existe entre el cine y el psicoanálisis, y en la que se ofrecerán títulos como Dogville, El exorcista u Olvídate de mí.

En Manual de cine para pervertidos Slavoj Zizek se pregunta en voz alta por qué el hombre necesita un trasvase constante entre lo que es real y la ficción. La respuesta para él es muy clara: Para mostrarnos como realmente somos, necesitamos de la ficción, dice, y añade: Para entender el mundo de hoy necesitamos al cine porque solo a través del cine podemos apreciar una dimensión a la que no plantamos cara en la vida real.

A lo largo del documental Zizek analiza películas tan distintas como Alien 3, dirigida por David Fincher, o Dogville, de Lars Von Trier. De esta última dice, por ejemplo, que no solo habla de la fe, en el sentido de si la gente es creyente o no, sino del lugar que ocupa la religión hoy en día, pero también trata de cómo hacer que la gente siga creyendo en la magia del cine.

El pensador esloveno también pasa revista a directores como David Lynch o Alfred Hitchcock al que define como un maestro a la hora de manipular emociones o de mostrar perfectamente el concepto de la libido en películas como Vértigo. Para Zizek, gracias a los grandes cineastas podemos pensar en términos visuales y eso es lo que acerca el cine a la filosofía.

A lo largo del metraje se habla de los inequívocos elementos freudianos que se esconden en títulos como La Guerra de las galaxias, pero también en películas como Terciopelo azul y Corazón salvaje de David Lynch. Habla del genio cómico de Charles Chaplin, que siempre crea una imagen distorsionada de su personaje: siempre quiere desaparecer, esfumarse de la película, pero siempre está ahí. Menciona Luces de la ciudad como un análisis perfecto del proceso de enamoramiento. Cuando nos enamoramos de alguien, dice Zizek, no aceptamos a esa persona tal y como realmente es. La aceptamos en tanto en cuanto cuadra con nuestra idea de la fantasía, dice.

Pero en el documental no solo se analizan películas sino también el gusto de algunos ilustres espectadores. Se menciona por ejemplo que el género preferido de Josef Stalin, el líder de la Unión Soviética, eran los musicales, y no solo los de Hollywood, sino también los muchos que se filmaron en su época en su país. La explicación, según Zizek, hay que buscarla en la teoría del superyó. El superyó se traduce en una violencia desmesurada, en órdenes que nadie cuestiona y en exigencias continuas pero también se traduce en obscenidad y risas.

Anuncios