La vida en danza con los gitanos de Rajastán*

Entrevistamos a Estefanía Golvano, antropóloga y apasionada de las danzas indias, para que nos cuente sus experiencias junto a uno de los pueblos más misteriosos de la India actual: los gitanos del Rajastán. Comunidad de músicos de una riqueza cultural sorprendente a la que pocos occidentales han tenido acceso. Estefanía fue invitada al poblado de la familia Khan, (integrantes del grupo de música Dil Mastana), donde pasó una temporada junto al clan para aprender de su cultura y de sus artes. Así nos lo contó.

En Baranawa Jagir

Un momento de descanso junto a la familia adoptiva del poblado langa de Baranawa Jagir (Rajastán)


3P3: Cuál fue tu primer contacto con Rajastán? Digo, porque no es el destino más usual de quien visita India. ¿Llegas allí a través de alguien?

Era una visita pendiente tras haber conocido a parte de la familia Khan (Bachu e Idu Khan). Ellos estaban en Madrid para impartir talleres de danza y de música folk rajastani, yo les hice una fiesta (para homenajearlos) y compartimos, nuestra forma de ver el arte. Ellos desde su gratitud me ofrecieron ir a su casa, y ese tipo de ofrecimientos una tiene casi la obligación de aprovecharlos.

Al año pude realizar mi viaje, mi destino, claro, fue Rajasthan. Me acompañó una amiga y compañera de danza (Laura García), a la cual la agradezco muchos momentos de apoyo en el poblado, porque a veces era más que necesario contar con una persona con quien poder compartir experiencias y observaciones varias.

3P3: ¿Qué fue lo que motivó que viajaras allí?, ¿la danza o la antropología?
Pues fueron ambas cosas, una de mis preocupaciones continuas (una que todavía sigo manteniendo) es como unificar todas las cosas que me apasionan, en este caso la danza con la antropología. Desde que comencé la carrera en el 2008 tuve muy claro que quería llevar la antropología a la danza y viceversa aunque todavía no sabía cómo perfilarlo. Cuando conocí la danza de Rajasthan fue amor a primera vista, y tras recibir la visita de la familia Khan (cuando llegaron de gira con la formación musical Dil Mastana) lo tuve claro. Una de las cosas que me sorprendían es que en España apenas se había trabajado la faceta antropológica de las artes y todavía menos las de la India.

3P3: ¿Cómo es el día a día dentro de un poblado gitano en Rajastán? ¿Viven allí de forma permanente?
Puedo hablarte del poblado, de la comunidad langa en el que estuve, ya que imagino que en otros poblados similares puede que el tiempo se ocupe de forma diferente. Había mucho tiempo libre, al menos viéndolo desde nuestro punto de vista occidental, una cosa a la que era difícil acostumbrarse desde nuestro ritmo frenético. Allí te levantabas con el sol y a esperar a que se encienda el fuego para tomar el primer chai (infusión de leche de cabra y especias) compartiendo la misma taza, una vez que terminabas se la pasabas al siguiente. Se comienza siempre por los invitados, después se pasa a las personas enfermas, a los mayores, a los niños y luego al resto… Siempre se respetaba este orden en las comidas. Durante el día las mujeres y las niñas se dedicaban a las labores de la casa y los hombres a la música; era llamativo ver que no trabajasen las tierras, y muy pocos tenían cabras de las que sacar leche, solo los que gozaban de mejor situación.

Las labores de la casa también eran peculiares, la cocina estaba al aire libre, sobre una lumbre que se encendía con matorrales, y los platos por ejemplo, se limpiaban con arena.

Aunque hubiese niñas con grandes aptitudes para la música, como mucho, lo único que hacían era cantar, sobre todo entre ellas. A veces se reunían en la única casa del poblado que tenía televisión para ver alguna serie, y la vivían con una intensidad tremenda… Se montaban cines improvisados en el salón de Mustafá (miembro del clan) aunque la señal se perdía ya que la instalación eléctrica era muy precaria por no decir inexistente.

3P3: ¿Cuál dirías que es su principal medio de vida?
Sin duda, la música.

3P3: ¿Qué papel cumplen las mujeres dentro de la vida del poblado?
Como comentaba, mantienen la casa limpia, hacen la comida, se encargan de los niños,etc… vamos, todo menos la música y la ociosidad, ellos podrán conseguir el dinero pero el mantenimiento real del poblado es, sin duda, obra de las mujeres.

3P3: Cómo tomaban el hecho de que fueras una mujer que viaja sola, ya que en su cultura no es algo muy usual.
Pues en concreto Bachu e Idu Khan lo llevaban bien porque estaban acostumbrados a salir de India e ir de gira y a mezclarse con occidentales.

IF

En el poblado era difícil pasar desapercibida, siempre había un hilo de personas a tu alrededor allí a donde fueses, incluso para ir al servicio (que por supuesto no existía, era cualquier lugar algo apartado del poblado que quisieses elegir).

3P3: ¿Dirías que es una comunidad cuyas costumbres se encuentran en proceso de cambio?
Evidentemente están influenciados por los cambios de la sociedad en general, también ha llegado el capitalismo y las nuevas tecnologías. Era increíble el uso desproporcionado que hacían del teléfono móvil por ejemplo. También la repercusión de los plásticos en el poblado, que al no ser biodegradables dejaban el ambiente desolado, como un vertedero. Todo esto los ha modificado de alguna manera y ha afectado a sus costumbres, incluso en las estructuras de las viviendas ya que cada vez quedan menos casas de adobe, han sido sustituidas por las de hormigón a pesar de que las primeras asilan mejor del frio y del calor.

3P3: ¿Es un pueblo que ha conseguido mantener viva su identidad cultural o lo ves en riesgo de transculturización?
El riesgo esta ahí, quizás esa es una de las cosas que más me han motivado a presentar este trabajo y a difundirlo junto con mi experiencia. En parte es algo que entristece pero también es algo intrínseco a su forma de vida, me refiero a esa capacidad de no poner censura y de nutrirse de todo aquello que les rodee sin importar que se modifique lo de antes, porque para ellos todo vale, y esta manera de ver la vida, el arte… les da una fuerza especial, un energía llena de movimiento y de vida.

3P3: ¿Cuál fue el aspecto de sus costumbres que más te ha llamado la atención?
No sabría que destacarte, todo llama la atención, (jajaja) para cualquier occidental, lo de cagar al aire libre, sin puertas, sin nada y con el desierto de fondo impresiona…
Al principio cuesta, por la tensión de que no muy lejos pasa la gente, pero luego es una sensación de libertad tremenda, un gustazo, (jajajaja)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

3P3: ¿Qué valores rescatarías de sus relaciones sociales?
Pues la generosidad en su manera de compartir todo absolutamente, lo poco que tenían pertenecía a todos.

3P3: ¿Qué lugar ocupa el baile y la música dentro de la vida del poblado?
La música es lo principal porque la comunidad langa vive de ello, la danza es también muy importante aunque no sea su fuente de riqueza, en las fiestas privadas, en las casas, en el poblado todo el mundo bailaba, y entre las mujeres el canto y la danza eran claves para soportar la dureza diaria del trabajo.

3P3: En lo que toca a la danza, ¿quiénes fueron tus guías allí?.
En este poblado no tuve guías de danza porque al dedicarse más a la música era complicado, por ello tuvimos que movernos a otros poblados, y a la ciudad en busca de las profesoras, en Jodphur dimos finalmente con una chica jovencita que era la primera vez que lo enseñaba, porque allí no existe el concepto de profesor, simplemente se aprende de la familia, de las reuniones de la comunidad, se trasmite. No hay concepto coreográfico, programa o conjunto de destrezas técnicas, ellas bailan y tu aprendes lo que puedas. Finalmente terminamos por desplazarnos a Puskhar donde recibimos clases de Sunita y Rakhi.

3P3: ¿Como bailarina te permitieron participar de sus celebraciones?
Si desde el principio, para ell@s es muy habitual compartir el espacio escénico en sus fiestas, está abierto a cualquier persona que quiera compartir su arte, aunque no sean virtuosos e incluso tengan poca destreza. Lo que prevalece es un concepto de arte más primitivo que el nuestro, donde lo importante es la comunicación y compartir por encima de todo.

Rakhi. Kalibelia en poblado

Rakhi. Kalibelia en poblado de Pushkar

3P3: En lo personal ¿cómo fue tu relación con la familia que te acogió?
Fue al principio un poco caótico, la que “cortaba el bacalao” era la madre de Bachu y a pesar de la barrera idiomática ella era muy observadora y estaba atenta de que nuestras necesidades básicas estuviesen cubiertas: ropa, higiene…, Era complicado luchar con el concepto de hospitalidad y de invitados, porque más que invitados te convertías en esclav@, pudiendo ser muy agotador. Hubo momentos de necesidad donde incluso había que mentir para poder escapar de esto.

Madre de Bachu cantando (Video) 02:30

Madre de Bachu cantando a los niños (Video) 02:30

Con la madre de Bachu en el poblado de Baranawa Jagir

3P3: Alguna anécdota que quieras destacar.
Hay muchísimas, no sabría decirte, quizás recuerdo el día que decidimos regalar a la familia de Bachu unas camas nuevas, ya que era imposible negarse a usar las dos únicas camas que tenían, que, desde el principio nos cedieron, durmiendo toda la familia en el suelo. Queríamos ofrecerles algo a cambio de su generosidad, pero sin caer en que creyeran que veníamos a darles cosas por caridad, etc… Aclarar que las camas allí no son como aquí sino una especie de estructura de madera y cuerda, o de metal, sobre la que se echan unos edredones mullidos que hacen las veces de colchón o de manta.
El caso es que acompañamos a Bachu al mercado en donde negoció dos camas “último modelo”. Las camas como son de los pocos “muebles”, por no decir los únicos, que ellos poseen suelen tener usos múltiples, y siempre que tienen visitas algunos de ellos se tienen que quedar fuera para que los visitantes puedan sentarse. (Se empleaban para que estas pudiesen sentarse en la terraza o patio).

Al regresar, ese día, por el patio de Bachu pasó un desfile de gente para ver las camas y probarlas: (“very good” decían todos con un gesto de cabeza muy característico), fue espectacular, a tal punto que hasta nos hicieron “la fiesta de las camas” que fue una fiesta realmente inolvidable.

Pero esta anécdota compite de cerca con otra que para mí, como fan de Tony Gatlif (director de Latcho Drom documental sobre el pueblo gitano), fue muy emocionante y decepcionante a la par; tuve la oportunidad de conocer a uno de los protagonistas de la película Latcho Drom, que aunque se dedica a la música, como casi toda la comunidad langa, se iba a marchar a Dubái a trabajar adiestrando camellos de carreras, que es lo que de verdad le gusta. Ahora tiene mi edad (ronda los 35). Había venido desde su pueblo, que estaba a unos 300 km (poblado que ahora es conocido por salir en dicho film).

El caso es que conocía la película pero nunca la había visto, (!) ni él ni ninguno de ellos. A mí esto me pareció tristísimo, más teniendo en cuenta el mensaje de todas las películas de Toni Gatlif, pero, de repente recordé que la tenía en un pen drive, y fue cuando le dije a él y al resto de los presentes que íbamos a poder ver Latcho Drom (bueno, la parte dedicada a Rajasthan), Fui a por mi notebook y ahí en un pequeño habitáculo con apenas red eléctrica, aglutinados, por fin él pudo verse en la película, 20 años después. Fue un momento muy emocionante y mágico. Le regalé la película metida en un pen drive, para mí fue una de las mejores cosas que pude hacer como persona y antropóloga.

Estefanía Golvano hará una charla-taller de danzas de Rajastán el próximo domingo 8 de marzo a las 12:00 hs  en el CSA Tres Peces Tres. (Para más info consultar próximos anuncios del CSA o contactar a estefania.golvano@gmail.com)

Entrevista de: 3p3 Comunicación – 24/02/2015

Anuncios